Saltar al contenido

Pan sin gluten de Mercadona, mi opinión

Aunque este post sea más para celíacos que para personas que sufrimos colon irritable, me gustaría dar mi opinión ya que ambas intolerancias pueden juntarse, como me pasó a mí.

Pasé por unos meses donde el desayuno era tedioso, mi única comida del día que utilizaba pan y me sentaba fatal. Imaginaros el tiempo justo que tenía para desayunar en el trabajo y que acabase en catástrofe cada día… Ya sabéis, acudiendo al baño.

El colon irritable hace que, según cada persona, algunos alimentos nos sienten mal. En mi caso eran lácteos, chocolate, legumbres o bebidas que produjesen gases, alcohol… hasta que también empezó el pan.

Compré pan sin gluten (por si acaso, leí algo sobre la sensibilidad al gluten y quise probar) y la verdad es que el resultado fue muy bueno. Empecé a mejorar esas mañanas que dudaba si desayunar o no por fastidiar el día.

¿Cuál era el problema? Su sabor. No me gustaba para nada, de hecho, acostumbrado al pan tradicional, el pan sin gluten me sabía raro, no sabía a nada.

Pan sin gluten mercadona, la solución

Un día de casualidad lo probé y nada que ver. De verdad… ¡me encanta! Hasta la textura se parecía al pan que solía comer. No recuerdo bien si era marca Beiker o Schär pero según tengo entendido son muy parecidos y de sabor también. Además de ser sin gluten tampoco tiene lactosa, facilita así mucho más la digestión.

Seguí probando otros panes para celíacos, pero nada que ver con el sabor y su textura, eran más duros o se desmigaban, espero que tengáis un Mercadona cerca y no os pase como a mí, que lo tengo a algunos kilómetros. Por cierto, comprar que no os falte luego, que las rebanadas son algo pequeñas.

Al principio comía el pan natural pero cuando empecé a tostarlo descubrí que era como mejor estaba, blandito por dentro crujiente por fuera.

Si buscáis un pan sin gluten que tenga sabor y se parezca lo máximo al pan de trigo, probadlo. No os arrepentiréis.

PD: No soy celíaco, mi problema en cuestión lo solucioné meses más tarde de otra forma, quizás una forma… más “psicológica”. Puedes leerlo en este artículo.